cantabria | paisajes de cantabria | alojamientos | los cántabros | rutas por cantabria | restaurantes | artesanía y ocio
Cantabria
 
 

GUÍA TURÍSTICA DE COMILLAS. QUÉ VER EN COMILLAS. TURISMO COMILLAS. FOTOS

ALOJAMIENTOS EN COMILLAS
ALOJAMIENTOS RURALES
-

Hoteles, Posadas y Casonas Palacio cerca de Comillas:
Casona de La Salceda. Treceño

Casas Rurales cerca de Comillas:
Las Tres Fuentes. Mazcuerras
La Casa de Mazcuerras. Mazcuerras
Apartamentos Ciudad de Petra. Santillana del Mar


RESTAURANTES
-

ALBUM DE FOTOS DE COMILLAS
-

CERCA DE COMILLAS
-

MAPA DE COMILLAS
-

 

 

Comillas

Comillas es una de las más bellas y atractivas localidades de Cantabria y la costa Cantábrica. Desde el siglo XVIII, a Comillas se la conoce como la villa de los arzobispos, por haber nacido en ella cinco prelados de la Iglesia que alcanzaron esa dignidad, sin olvidar que otros tantos llegaron a obispos.

Pero, si hoy hubiera que definir a Comillas, tal vez fuese preciso decir que la villa es un poco marinera, algo más ganadera y labradora, bastante comerciante y muy veraniega; eso sin dejar a un lado ni su talante clerical, ni la huella de la nobleza originaria del lugar.
La Comillas marinera hay que buscarla en su pequeño puerto que, construido a mediados del siglo XVII, fue durante años refugio de embarcaciones destinadas a la pesca del besugo y de la ballena; después, puerto mercante del que salían cargamentos de blenda y calamina de unas cercanas minas. Hoy, el puerto cobija a una decena de pequeñas embarcaciones pesqueras y a algunas de recreo, que aún quedan protegidas de los temporales por una compuerta de vigas colocadas por la grúa en la boca de la dársena.
Junto al puerto se extiende la playa y, tras ella, algunas edificaciones de la Comillas veraniega, el cementerio, el parque y una hermosa casa, la llamada del inglés, que parece sacada de una ilustración de un libro de cuentos. También el cementerio parece tener el mismo origen; instalado en un pequeño cerro y entre las ruinas de una antigua iglesia del siglo XVI, tiene, como vigilante pétreo en lo alto de los muros del viejo templo, un ángel esculpido por Llimona, algunos mausoleos modernistas y una bella portada del mismo estilo. Ruinas, ángel, mausoleos, portada y, como telón de fondo, el mar, le dan al lugar un aire romántico inconfundible.
Dejando atrás el parque se comienza a descender hacia la puebla vieja de Comillas, que buscó refugio de los vientos tras la cresta rocosa que la separa del mar. El antiguo núcleo se desarrolló en torno al Ayuntamiento viejo, a la iglesia parroquial de San Cristóbal y a la plaza. En la fachada del Ayuntamiento viejo pueden verse unos medallones con los nombres de los arzobispos comillanos; la iglesia, levantada en el siglo XVII, carece de interés; y por lo que respecta a la plaza, cabe decir que sigue siendo cada jueves, el lugar del mercado semanal que también se extiende a las dos plazas próximas con las que Comillas completa su centro urbano. La primera de éstas, conocida como Corro de Campios, nace a los pies de la torre de la iglesia y con sus bares y cafés puede considerarse como el centro social de Comillas. La otra plaza, muy próxima ésta, se adorna con una fuente de aire modernista que llaman de los tres caños.
Comillas se asienta sobre varias colinas, dos de las cuales contienen los más bellos y representativos edificios de la villa. En el lugar conocido como Sobrellano se encuentra el palacio del Marqués de Comillas, la capilla panteón que el mismo marqués se hiciera construir y el pequeño palacete conocido como El Capricho. Y, frente al palacio, en la llamada loma de La Cardosa se levanta el imponente edificio de la Universidad Pontificia de Comillas. Estas construcciones fueron realizadas entre los últimos años del siglo XiX y los primeros del XX, y todas ellas están directamente relacionadas con el marquesado de Comillas.

El primer marqués de Comillas fue Antonio López López, cuya vida parece el argumento para una novela decimonónica con final feliz. Nació en Comillas, en 1817, en el seno de una familia humilde, y a los nueve años, siendo ya huérfano de padre, Antonio comenzó a enfrentarse a la vida viajando a Jerez de la Frontera para emplearse allí como chicuco, diminutivo netamente montañés adoptado en las tierras de Cádiz para designar al mozo de los recados. Con ello, la aventura viajera del futuro marqués de Comillas no había hecho más que dar sus primeros pasos; tres años después, Antonio López se embarcó con destino a Cuba para empezar, como simple dependiente de comercio en La Habana, la que habría de ser una fulgurante carrera de hombre de negocios. De dependiente pronto pasó a realizar transacciones por su cuenta, tímidos fletes primero, y de más envergadura después, para terminar tomando la decisión de hacerse naviero. El resto fue crecer, fundar nuevas compañías y establecer nuevas líneas hasta la culminar con la creación, en 1881, de la Compañía Trasatlántica.

Comillas: Ayuntamiento viejo
Comillas
Fuente de los Tres Caños. Comillas
Puerto de Comillas
Comillas
Fotos de Comillas
 
 
Periplo Visual contacto: info@periplo.com